Sidebar Header

Sidebar Header

Sidebar Header

Deseo de pareja

admin | Pareja | Lunes, 17 octubre 2011

EL CUIDADO DE SI Y DEL OTRO
Deseos y creencias. El arte de animarse a vivir lo prohibido consiste en cuidar el propio equilibrio y en atender el bienestar y el cuidado del otro con quien compartimos la experiencia. Si la fantasía es convocada en el intento de profundizar ese goce, las que se podrán compartir con agrado serán aquellas que ambos se autoricen a validar y que a ambos les generen intensidad en cada momento. Este punto irá cambiando con la experiencia: es un delicado equilibrio entre las fuerzas del deseo y las de las creencias que lo prohiben, estas últimas articuladas también como sentimientos posesivos y miedo a la pérdida del ser amado.
CONCLUSIÓN
Vivir sin intentar profundizar la intensidad de nuestra vida sexual es restar posibilidades de riqueza erótica a la existencia. En el otro extremo, traspasar apresuradamente las prohibiciones que aún ordenan a cada uno, puede internarnos en zonas de desagrado nada recomendables. En la medida en que cada pareja tenga en cuenta esas condiciones al ir autorizándose nuevos juegos, habrá más goce y alegría de estar juntos.

Etiquetas: ,

Pareja

admin | Pareja | Domingo, 26 junio 2011

NOVIAZGO Y MATRIMONIO NO SON LO MISMO
Es un hecho que el enamoramiento fue el factor principal para que tú y tu novio decidieran casarse. Sin embargo, muchas veces el amor no es suficiente para mantener unida a una pareja, y hasta las pequeñas diferencias pueden generar grandes conflictos, incluso el divorcio.
Por increíble que parezca, al principio de tu matrimonio puedes llegar a sentir que el hombre con el que te casaste no es aquel del que estabas perdidamente enamorada cuando eran novios. Y es que, sin lugar a dudas, el matrimonio es una etapa totalmente diferente a la que se vive durante el noviazgo.
Un ejemplo claro que diferencia estas dos etapas es la cuestión de
cómo sobrellevar los pleitos. Cuando eran novios, probablemente lo que seguía a una pelea era un distanciamiento temporal, es decir, cada quien corría hacia su casa y se reconciliaban una vez que se les olvidaba el enojo o se extrañaran demasiado. En cambio, ya casados, comparten el mismo espacio y, por lo tanto, no hay para dónde huir, lo que significa que habrá que resolver el problema frente a frente, con cierta rapidez y proponiendo soluciones que les ahorren futuros problemas.

Etiquetas: ,