Sidebar Header

Sidebar Header

Sidebar Header

Convivir en pareja

admin | Pareja | Jueves, 30 junio 2011

TRABAJO EN CASA, ¿QUIÉN HACE QUÉ?
Es común, en algunas familias, contratar a una persona para que les ayude en las tareas domésticas; no obstante, existe la tendencia a que estas personas acudan sólo una o dos veces por semana. Por eso, en algún momento tendrán que acordar cómo hacerse cargo del hogar.
Una buena opción es que él te ayude en la cocina: trabajan lado a lado, mientras tú lavas los trastos él los va secando y guardando (o viceversa), además de que pasarán más tiempo juntos terminarán más rápido. Igual sucede si tú cocinas y él se encarga de partir, rallar, cortar, medir y mezclar los ingredientes; esto puede hacer de la cocinada algo divertido para ambos.
De hecho, pueden invertir los papeles y él cocinar ocasionalmente… ¡quizá descubran que él es el verdadero chef en la familia!
Ir juntos al supermercado es una excelente opción, se pueden dividir la lista para acabar más rápido, cargar menos y tener claro cuánto gastan y qué productos suelen usar. O bien, ir de pasillo en pasillo juntos echando al carrito lo necesario.
A la hora de levantarse, quizá él puede hacer la cama y tú el desayuno, o pueden tender la cama entre los dos y apresurar la salida. Es probable que formulen reglas y decidan que quien se levante al final haga la cama, todo dependerá de la responsabilidad que cada uno quiera tomar para mantener un hogar limpio y ordenado. En la casa, además del típico papel de los hombres de cambiar los focos y arreglar descomposturas, él podrá ayudarte a ordenar discos y libros. O bien, dedicarse a ordenar sus cosas, podrías dejarle su ropa limpia y planchada en la cama y que él se encargue de acomodarla en su clóset como más le guste, de tal manera que él sabrá en dónde puede encontrar todo y no necesitará de ti para vestirse, recuerda que serás su esposa, no su mamá.
Algo en lo que te puede ayudar es en llevar el carro (o los carros, si ambos tienen uno) al taller, y no porque tú no sepas o no puedas, sino porque se trata de compartir responsabilidades. También puede llevar los zapatos al bolero o las cosas a la tintorería y recogerlas. Puede ir a pagar las cuentas de luz, gas, teléfono, predial… o puedes ir tú; o mejor aún, turnarse.
Todos estos no son más que ejemplos. Lo importante es que ambos estén conformes y cómodos con las tareas que acuerden asignarse. Ya sabemos que muchas no son divertidas, pero es necesario realizarlas, y más vale hacerlo de buena gana y en equipo.
No importa quién lo haga, mientras que lo hagan con gusto para que no haya malos entendidos y resentimientos, así su nueva familia funcionará pefecto.

Etiquetas: ,