Sidebar Header

Sidebar Header

Sidebar Header

Alimentacion en los niños menores de 2 años

admin | alimentacion,Nutrición | Jueves, 04 octubre 2012

EN LOS NIÑOS MENORES DE DOS AÑOS, LA GRASA DE LOS ALIMENTOS ES ABSOLUTAMENTE NECESARIA.
La leche es el primer alimento con el cual el ser humano toma contacto; amamantar a los niños hasta los 8 0 9 meses de vida es la recomendación que todos los médicos hacemos.
Actualmente, hay tendencias que justifican amamantar hasta edades posteriores, siendo el objetivo primordial reforzar el vínculo madre-hijo, más que cumplir un objetivo nutricional.
La leche materna es nutricionalmente especial, rica en grasas y relativamente pobre en proteínas. Fue “diseñada” así por la naturaleza, pues las grasas son fundamentales para el desarrollo de todos los tejidos corporales, especialmente los nervios y el cerebro.
Cuando la lactancia materna es imposible, o cuando finaliza, se debe continuar la alimentación con formulas lácteas especiales para los bebés; en lo posible, NO hay que pasar a la leche de vaca entera.
Publicaciones recientes sugieren que la leche de vaca podría favorecer la aparición de cuadros alérgicos, las intolerancias digestivas y, en algunos casos, diabetes tipo 1 a temprana edad (especialmente, en aquellos que tienen historia familiar de diabetes).
En relación con los productos descremados, es aconsejable usar leche entera en vez de leche descremada o sin grasas, y no se indican (salvo raras excepciones) en los menores de 2 años de edad.
Las leches descremadas sólo se recomiendan en niños en vías de exceso de peso u obesos, en niños con cifras elevadas de colesterol (en ellos mismos o en familiares cercanos: padres, abuelos, etc.), así como en casos de intolerancias, alergias o errores metabólicos específicos.
En caso de indicarse leche descremada, es conveniente utilizarla enriquecida con calcio y con vitaminas, principalmente, las liposolubles, como son la K, A, D y E.
La leche es el alimento más fácil de indicar de consumir y de digerir: es fundamental incluirla desde los primeros años de vida, pues es en ese momento donde se generan los buenos hábitos en la alimentación.

Etiquetas:

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI