Sidebar Header

Sidebar Header

Sidebar Header

La obesidad y el colesterol

admin | alimentacion,Nutrición | Jueves, 13 septiembre 2012

Obesidad y colesterol:
La obesidad y el colesterol son los problemas más frecuentes entre los hombres a partir de los 40 años y están directamente relacionados con la dieta. Las razones no son ningún misterio: demasiados alimentos ricos en proteínas y en grasas saturadas acaban literalmente embotando el organismo. Reducirlos es un requisito para evitar infartos, embolias cerebrales, hipertensión crónica y diabetes.
Aunque hay más mujeres obesas que hombres, el sobrepeso masculino, que se acentúa a partir de los 25 años, es más peligroso porque se localiza en la zona abdominal, mientras que la femenina se sitúa en caderas y muslos, zonas alejadas de los órganos internos vitales. La obesidad masculina guarda relación con incidencias mayores en el cáncer de colon y en el infarto.
Las necesidades de nutrientes no varían mucho entre hombres y mujeres. El hombre necesita más calorías aunque realice la misma actividad física, debido a su mayor envergadura y cantidad de proteína corporal. En cuanto a las vitaminas y los minerales, el hombre también necesita cantidades ligeramente superiores por las mismas razones. La excepción es el hierro, a menos que se sufranpro-blemas como hemorragias o anemia. Algunos estudios sugieren que un exceso de hierro en la dieta masculina aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, debido a que favorece la oxidación y ésta irrita las paredes de las arterias. Algunos autores también señalan que los hombres tienen unas necesidades ligeramente aumentadas de magnesio y de vitaminas del grupo B.
Una vez establecida una buena base dietética y de estilo de vida se puede empezar a pensar en mejorar aspectos concretos en función de la fisiología masculina. La vitalidad sexual es un tema que importa a los hombres y sus disfunciones pueden revelar problemas psicológicos o bien deficiencias nutritivas. La dieta debe proporcionar una cantidad suficiente de ácidos grasos insaturados como los que aporta el aceite de oliva, así como esteróles procedentes de los vegetales, pues son precursores y reguladores de las hormonas sexuales. Si un hombre siente que ha disminuido su libido, puede recurrir a los alimentos ricos en cinc, selenio, magnesio y vitamina B6, nutrientes que también aumentarán la calidad de su esperma si desea tener un hijo.

Etiquetas:

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI