Sidebar Header

Sidebar Header

Sidebar Header

La dietoterapia

admin | Nutrición | Jueves, 05 abril 2012

Que el alimento sea tu medicina.
El tratamiento mediante los alimentos es una de las terapias naturales más eficaces y tradicionales. Pero la dietoterapia no sólo sirve para curar enfermedades sino sobre todo para prevenirlas y vivir con más bienestar.

Dado que el cuerpo necesita energía y nutrientes para realizar todas sus funciones -ya sea a nivel celular, de los órganos o de los grandes sistemas fisiológicos-, los alimentos elegidos y sus cantidades repercuten directamente sobre la salud. Por eso la dieta puede ejercer una función preventiva frente a la enfermedad e incluso ayudar a curarla si se ha manifestado.
El uso terapéutico de los alimentos es seguramente tan antiguo como el ser humano. Hace 2.500 años, en la Grecia clásica, Hipócrates ya aconsejaba: «Que tu alimento sea tu medicina y la medicina sea tu alimento», tal como preconizaba también la medicina del Antiguo Egipto. Sin embargo, la medicina europea, fascinada por las posibilidades de los fármacos, apenas ha prestado atención a la curación a través de la dieta. Pero las cosas han cambiado en las últimas décadas. Actualmente los médicos convencionales prescriben regímenes especiales para determinados problemas de salud, como la hipertensión (dieta baja en sodio), la diabetes (dieta baja en azúcares) o el colesterol (dieta baja en grasas saturadas), pero en general no se aprovechan a fondo las propiedades de los alimentos. La práctica médica convencional sólo presta atención al aporte de nutrientes cuando se presentan auténticos síndromes carenciales, que son muy poco frecuentes.

Tradicional en oriente.
En cambio, el uso medicinal los alimentos en las medicinas tradicionales de la China y la India es habitual: todos los pacientes reciben recomendaciones dietéticas que se adaptan a su constitución individual. En estas dos culturas, la preparación de los alimentos y la selección de ingredientes se valoran tanto por sus efectos favorecedores de la salud como por sus sabores. En nuestra cultura, son los médicos naturistas y los dietistas quienes más han contribuido a conservar y desarrollar ese tipo de saber. Suelen aconsejar a sus pacientes que incluyan determinados alimentos y excluyan otros.
Por ejemplo, a las personas asmáticas o con bronquitis crónica se les indica a menudo que supriman o reduzcan el consumo de productos lácteos porque estos suelen generar mucosidad, algo que la medicina convencional no suele tener en cuenta. Las personas con trastornos inflamatorios también pueden controlar los síntomas consumiendo menos aceites hidrogenados y saturados (productos lácteos, mantequillas y margarinas…), y más aceites monoinsaturados (aceite de oliva…) y poliinsaturados (lino, pescado…).
En los últimos años ha aumentado el inicies aceita de la comida como medicina. Muchas personas, incluidos los científicos, se han dado cuenta de que los alimentos no presentan los inconvenientes de los medicamentos, como creación de dependencias o efectos secundarios, y ejercen una fuerza positiva intrínseca.

Etiquetas: ,